Todo empezó con el sol ardiente. Las alturas temperaturas, el aire seco y el calor durante la mayor parte del día en las provincias indias forzó a sus mujeres a buscar métodos eficaces de protección. El pelo es la parte del cuerpo más sujeta a los rayos solares, ya que el resto del cuerpo está cubierto por el sari. Pero, ¿qué tiene que ver el tratamiento con aceite con esto? A pesar de las apariencias, mucho.

Las mujeres indias han encontrado la solución al problema en la medicina tradicional. El elemento clave aquí son los aceites naturales, que suelen usarse también en el cuidado de la piel. El Ayurveda define cuatro etapas: curación de la enfermedad, prevención, mejora de la calidad de vida y desarrollo de la conciencia. La última cuestión es de la mayor importancia.
¿Quieres cuidar de tu aspecto? ¡Te presentamos el tratamiento del pelo con aceites!

TRATAMIENTO DEL PELO CON ACEITES – ¿QUÉ ES?

El método básico de cuidado del pelo usado por las mujeres indias y árabes es el llamado tratamiento del pelo con aceites. Desde ahí, el método se extendió a todo el mundo. Hoy en día, las propiedades preciosas de los aceites naturales son usadas por las grandes firmas cosméticas. El tratamiento con aceites es la técnica más segura, natural y eficaz para mejorar el estado del pelo. En este técnica se utilizan los aceites capilares, que poseen abundantes propiedades beneficiosas.

No hay una definición determinada para el tratamiento del pelo con aceites. Dependiendo de los aceites elegidos, el método de aplicación, las necesidades y el tipo de pelo, el tratamiento con aceite puede variar. Más sobre esto a continuación. En resumen, podemos decir que el tratamiento del pelo con aceites es un método de cuidado capilar basado en la aplicación de aceites naturales con propiedades acondicionadoras, regeneradoras y protectoras.

Los aceites capilares se pueden aplicar de diferentes maneras, dependiendo de las preferencias. La elección del aceite adecuado es una cuestión individual, y la gran cantidad de aceites naturales disponibles no facilita precisamente la tarea. La respuesta a la pregunta de qué aceite capilar elegir también se presenta a continuación. Para determinar el tratamiento a utilizar, lo más importante es ver qué efectos proporciona el aceite capilar y qué puedes esperar de él.

Tratamiento con aceite capilar: efectos

Los resultados del tratamiento con aceite capilar son tan variados como los problemas que nos hacen decidirnos por los aceites capilares naturales. Los partidarios del tratamiento con aceite afirman que la alta calidad de los aceites capilares puede ayudar con cualquier cosa. Los escépticos incluso intentarán convencerte de que el aceite puede dañar el pelo. Como de costumbre, la verdad está en un punto intermedio – todo depende del método elegido y del aceite.

Ventajas del tratamiento del pelo con aceites are:

  • combinación de ingredientes nutritivos esenciales,
  • regeneración de los daños en la estructura capilar,
  • control sobre el nivel de hidratación (el aceite retiene el agua en el pelo),
  • renovación, rejuvenecimiento y restauración de la elasticidad del pelo,
  • aumento del volumen natural,
  • pelo más suave, liso y brillante,
  • peinado y manejo del pelo rebelde más fácil,
  • fortalecimiento y estimulación del crecimiento del pelo,
  • eliminación del problema de la pérdida de pelo,
  • ayuda con la caspa, la psoriasis y las irritaciones.

La mayor ventaja de los aceites capilares naturales son los efectos. El tratamiento del pelo con aceites puede sustituir eficazmente al acondicionador, el serum y la mascarilla capilar. Todo ello gracias a la combinación de acondicionamiento, regeneración, protección y embellecimiento. Los aceites capilares actúan tanto sobre las estructuras internas del pelo como en su superficie. El efecto del tratamiento con aceites es una mejora compleja del estado y de la apariencia del pelo.

¿Qué aceite capilar es el mejor?

¿Sabías que el tratamiento con aceites capilares funciona para todo tipo de pelo? Más o menos dañado, ondulado o no, rubio o castaño, largo o corto, rizado o liso – todos ellos tienen su aceite capilar favorito. Sólo tienes que encontrarlo, lo cual, al contrario de lo que pueda parecer, puede causar más problemas de los que crees.

Los aceites capilares no tienen una categoría especial. No tienes que buscarlos en farmacias o tiendas especializadas, porque los que hay disponibles en el supermercado son igual de buenos. Aceites capilares hay de distintos tipos. Además, no pueden hacerte ningún daño, por lo que todos los aceites que encuentres se pueden usar para el tratamiento del pelo con aceites.

Sin embargo, si esperas unos efectos espectaculares, tienes que encontrar un aceite adecuado a tu porosidad capilar. Primero, echa un vistazo a la clasificación de aceites según el contenido de ácidos grasos esenciales. La mayoría de aceites capilares contienen EFAs, pero su proporción puede variar. En el tratamiento del pelo con aceites, tienes que tener en cuenta estas pequeñas pero importantes diferencias.

TIPOS DE ACEITES CAPILARES

Los aceites saturados (también llamados secantes) son todos los aceites con un contenido mucho mayor de ácidos grasos saturados (sin el doble enlace entre los átomos de carbono; entre ellos tenemos el láurico, el palmítico, el mirístico, el esteárico y el behénico). Esta cualidad hace que los aceites capilares secantes penetren mucho mejor y más rápido en la estructura capilar, debido al pequeño tamaño de las partículas. Con ellos, el tratamiento del pelo con aceites funciona mejor en el pelo de porosidad baja.

¿Qué aceites capilares contienen ácidos grasos saturados?

aceite de babasú – ácido láurico y mirístico
aceite de palma – 51% de ácido láurico
aceite de jojoba – ácido palmítico
aceite de coco – multitud de ácidos grasos saturados
aceite de cacahuete – ácido araquidónico y behénico
manteca de cacao – ácidos palmítico, esteárico y linoleico

Los aceites insaturados, por otro lado, se pueden dividir en dos grupos, que deben tenerse en consideración a la hora de elegir un aceite capilar.

[1] Los aceites monoinsaturados (los llamados semisecantes) son – de manera análoga al tipo anterior – todos los aceites capilares que contienen una gran cantidad de ácidos grasos monoinsaturados (un enlace doble entre los átomos de carbono; entre ellos el palmitoleico y el oleico). La ventaja de estos ácidos es que tienen partículas de tamaño medio y se absorben en el pelo un poco más débil. El tratamiento del pelo con estos aceites es una propuesta perfecta para el pelo de porosidad media.

¿Cuáles son los aceites capilares que contienen ácidos grasos monoinsaturados?

aceite de oliva – 60-75% de ácido oleico
manteca de karité – 50% de ácido oleico y ácidos saturados
aceite de semillas de uva – 62% de ácido oleico
aceite de mostaza – ácido erúcico
aceite de avellana – 78% de ácido oleico
aceite de sésamo – 43% de ácido oleico
aceite de almendras dulces – 68% de ácido oleico
aceite de arroz – ácido oleico

[2] Los aceites poliinsaturados (los llamados no secantes) son aquellos aceites con un alto contenido de ácidos grasos poliinsaturados (contienen más de dos enlaces entre los átomos de carbono; entre ellos el linoleico, el linolénico y el araquidónico). Tal concentración de ácidos grasos hace que el aceite penetre en el pelo mucho más débil al tener unas partículas más grandes. Por esta razón, el tratamiento del pelo de alta porosidad debería estar basado en este tipo de aceites.

¿Cuáles son los aceites que contienen ácidos grasos poliinsaturados?

aceite de ricino – 80% de ácido ricinoleico
aceite de lino – 50% de ácido linolénico
aceite de girasol – 68% de ácido linolénico
aceite de semillas de calabaza – 50-60% de ácido linoleico, 20% de ácido oleico
aceite de germen de trigo – ácido linoleico y linolénico
aceite de argán – ácido linoleico y linolénico
aceite de sésamo – 43% de ácido linoleico
aceite de arroz – ácido linoleico

TRATAMIENTO DEL PELO CON ACEITES – MEJORES MÉTODOS

No cabe duda de que el tratamiento del pelo con aceites es uno de los métodos de cuidado capilar más ingeniosos. Cada vez más mujeres están convencidas de que el tratamiento con aceite capilar puede hacer maravillas. La simplicidad de la aplicación es un argumento clave a la hora de tomar una decisión sobre la compra de un aceite capilar en lugar de una mascarilla capilar. ¿Sabes cómo se aplican los aceites capilares? Es sencillo.

Aplicación de los aceites capilares

Los aceites capilares se pueden aplicar de varias maneras. Existen cuatro métodos básicos de aplicar los aceites capilares en el pelo, pero no se trata de limitaciones. Todos los métodos se pueden combinar, modificar y mejorar según tus propias necesidades. La base de los experimentos son los cuatro métodos tradicionales de tratamiento del pelo con aceites.

Tratamiento con aceite del pelo seco – como el nombre indica, está basado en la aplicación de aceite en la totalidad del pelo seco; puedes hacerlo antes de lavar el pelo o después, pero eso depende de lo graso que sea el aceite y de su absorción; el tratamiento con aceite del pelo seco es un método con las propiedades más débiles, y suele recomendarse para la estilización, el suavizado y el aumento de brillo del pelo.

Tratamiento con aceite del pelo húmedo – se lleva a cabo con el pelo húmedo, lo que hace que las cutículas se abran y que las sustancias nutritivas se absorban mejor; la aplicación de aceites en el pelo húmedo se puede ejecutar antes o después de lavar el pelo; este método funciona mejor como tratamiento de nutrición intensa, regeneración y fortalecimiento del pelo.

Tratamiento con aceite del pelo en un cuenco – se supone que es el método más eficaz y potente; en un cuenco ancho, prepara una mezcla de agua caliente y aceite en una proporción que te satisfaga (normalmente 2-3 cucharadas en el cuenco) y mete el pelo en el cuenco; la temperatura hace que las cutículas capilares se abran y el agua facilita la absorción del aceite, por lo que el tratamiento es más eficaz.

Aceite como añadido a un cosmético – es una solución común; si no quieres renunciar a tu acondicionador favorito o si no tienes tiempo para dejarte aplicado el aceite durante horas, puedes simplemente mejorar cualquier cosmético con el aceite; añade unas gotas de aceite capilar al champú, el acondicionador, el serum o la mascarilla capilar para darle ciertas propiedades muy valiosas.

Aquí deberíamos mencionar que hay dos consideraciones adicionales respecto a los métodos de tratamiento del pelo con aceites: cuándo usar el aceite capilar y si se debería aplicar el aceite capilar en toda la longitud del pelo.

La primera cuestión tiene que ver con si el aceite capilar debería dejarse actuar toda la noche o quizás aplicarse durante el día. Todo depende de tus preferencias. Los aceites para estilización, para fijar el peinado y con buena absorción se pueden aplicar durante el día, ya que no requieren aclarado y tienen una acción superficial. Si quieres un acondicionamiento profundo, es mejor dejar aplicado el aceite durante la noche. Sin embargo, no todos los aceites son adecuados para el tratamiento durante la noche, porque pueden irritar el cuero cabelludo. Tienes que tener cuidado.

La segunda cuestión tiene que ver con la aplicación del aceite en el pelo. Una vez más, depende de tus preferencias, del tipo de aceite y del problema que tenga tu pelo. Normalmente, el tratamiento se puede llevar a cabo sólo en el cuero cabelludo, en toda la longitud del pelo o una mezcla de ambas cosas. A menudo los aceites naturales se usan sólo para proteger las puntas. Cada método es eficaz a su propia manera.

Aclarar el aceite capilar

La aplicación es una cosa. Sin embargo, ¿requieren aclarado los aceites capilares? Sí y no. Todo depende del aceite usado para el tratamiento capilar con aceite. Los que tengan una fórmula pegajosa, grasa y no secante no tendrán un aspecto estético en el pelo, por lo que requerirán aclarado. No obstante, los aceites secantes y ligeros diseñados para la estilización no necesitan aclarado.

Si te decides por un aceite que necesita aclarado, tienes que disponer de las herramientas adecuadas. Los aceites pesados son difíciles de aclarar con un champú delicado, aunque éstos son los que están recomendados para evitar un exceso de daños en el pelo. Los aceites capilares son más fáciles de quitar con los champús fuertes, con los detergentes adecuados y mejor con SLS o SLES en la composición.

Los errores más comunes en el tratamiento del pelo con aceites

¡ATENCIÓN! El tratamiento del pelo con aceite es en realidad una ruleta. Puedes suponer qué aceite será mejor para tu pelo, pero no necesariamente te funcionará siempre. La absorción y la eficacia del aceite se ven influidas por varios factores que hay que tener en cuenta. No sólo importa qué aceite elegir, sino también el método adecuado para el tipo de pelo y sus necesidades.

Al contrario de lo que pueda parecer, el tratamiento del pelo con aceites no es una tarea fácil. Tienes que tener presente que puede ser ineficaz si no se hace correctamente.

Tratamiento del pelo con aceites – Errores principales

1. El primer error y el más serio relativo al tratamiento del pelo con aceites es elegir un aceite inadecuado. Vale la pena conocer la porosidad de tu pelo (más a continuación) y cuidar de él con un aceite que se corresponda a su estructura. El levantamiento de las cutículas capilares tiene una importancia significativa. Un aceite con partículas demasiado grandes puede apelmazar el pelo de porosidad baja, y uno con partículas pequeñas puede encrespar el pelo de porosidad alta. Obviamente, el contenido sugerido de ácidos grasos puede ser útil, pero la realidad es que puede haber un aceite totalmente diferente adecuado para ti. La regla es simple: si el pelo reacciona mal, deberías dejar de usarlo y probar diferentes soluciones.

2. Además de la elección del aceite adecuado, también es importante la dosis. El segundo error es aplicar una cantidad demasiado grande de aceite capilar. Estamos convencidas de que cuanto más cosmético apliquemos, mejor lucirá el pelo. Por desgracia, la realidad es que el exceso de aceite puede ser perjudicial, porque puede apelmazar el pelo entre otras cosas. El tratamiento del pelo con aceites debe hacerse con moderación. Para el pelo, es mejor aplicar demasiado poco que pasarse. Es importante que el aceite se absorba y que no deje una capa grasa y pegajosa en el pelo.

3. El tratamiento del pelo con aceites no sólo tiene que ver con la elección de la sustancia que te aplicarás en el pelo. Otra cosa muy importante es el método. Hay una tendencia de achacar la aplicación incorrecta del aceite a los problemas. Si tu pelo es sensible, es mejor que hagas el tratamiento del pelo con aceite antes de lavarte el pelo, con el pelo húmedo, y que lo mantengas no más de 15 minutos. Si se supone que el tratamiento debe facilitar la estilización, lleva a cabo el tratamiento con aceite en seco. Sin embargo, si el pelo necesita una regeneración profunda, considera dejarlo aplicado durante toda la noche o meterlo en un cuenco. El objetivo que quieres alcanzar determina el método a usar.

POROSIDAD DEL CABELLO Y ELECCIÓN DEL ACEITE

La elección del aceite viene determinada por la porosidad del pelo. Sólo sabiendo tu tipo de pelo puedes elegir un cuidado adecuado que sea el más eficaz. ¿Qué es la porosidad? Es el estado del pelo, el cual está cubierto por una armadura hecha de cutículas capilares. Si las cutículas están selladas, entonces el pelo está bien protegido y muy sano. Cuando las cutículas están abiertas, entonces la porosidad aumenta y el pelo está más débil y susceptible a los daños.

¿Cómo se determina la porosidad del pelo?

Existen varios métodos para determinar la porosidad del pelo, aunque ninguno de ellos ofrece una garantía 100%. Lo mejor sería visitar al tricólogo y pedirle que eche un vistazo al pelo bajo un microscopio. Por desgracia, no todo el mundo tiene la oportunidad de hacerlo ni está dispuesto a invertir en esa clase de examen. Pero no hay problema. La porosidad del pelo se puede determinar también en casa.

La prueba del coco está basada en determinar la porosidad del pelo con el uso del aceite de coco. Se trata de un aceite penetrante que contiene multitud de ácidos grasos saturados y que está recomendado para el pelo de porosidad baja. Sólo tienes que comprar un envase pequeño de aceite de coco (es un aceite muy asequible) y llevar a cabo el tratamiento con él. Si el pelo queda suave, brillante y sano después de su uso, entonces probablemente tienes un pelo de porosidad baja. Sin embargo, si tu pelo queda encrespado debido a este aceite, entonces significa que tienes porosidad alta.

La prueba del agua (o prueba del vaso de agua) es probablemente la más utilizada, porque es más fiable. En este caso, se examina lo rápido que el pelo puede absorber la humedad. Sólo tienes que coger un vaso de agua transparente y llenarlo con agua. Si pelo se queda en la superficie del agua, significa que tu pelo tiene porosidad baja y que las cutículas selladas no permiten que el agua penetre en su interior. Si el pelo se hunde rápidamente hasta el fondo, entonces tu pelo tiene porosidad alta, porque absorbe el agua realmente rápido debido a las cutículas abiertas. Si el pelo cae muy lentamente, entonces el pelo es de porosidad media.

El tipo de pelo también se puede determinar analizando su aspecto. Normalmente eso no tiene nada de difícil, porque la porosidad tiene un impacto significativo en el aspecto del pelo. El pelo de porosidad baja está liso y el pelo de porosidad alta está rizado. Sin embargo, esta regla tiene excepciones, como los pelos de porosidad baja que son naturalmente rizados. Sea como sea, normalmente suele ser así:

  • Pelo de porosidad baja – liso, suave, fácil de peinar, brillante, con color intenso, fuerte, suave como la seda y difícil de estilizar.
  • Pelo de porosidad media – ligeramente ondulado, no muy sedoso, propenso al encrespamiento, aspecto menos saludable, se cae en mayor cantidad, fácil de estilizar.
  • Pelo de porosidad alta – rizado, áspero, tieso, visiblemente mate, fácil de estilizar, se daña fácilmente, débil, se cae en exceso, con caspa y quebradizo.

¿Qué aceites capilares deberías elegir?

Como ya hemos mencionado, los aceites capilares pueden tener distinta cantidad de ácidos grasos saturados e insaturados. Esto afecta al tamaño de las partículas y está relacionado con la porosidad. La clave del éxito es elegir un aceite adecuado para el tipo de pelo. No sólo al elegir aceites naturales vale la pena prestarle atención. La porosidad del pelo también importa al elegir los cosméticos, como la mascarilla capilar, el acondicionador o una mezcla de aceites.

Aceites para el pelo de porosidad baja

Los aceites para el pelo de porosidad baja son aquellos que contienen una gran cantidad de ácidos grasos saturados. Éstos tienen unas partículas más pequeñas y penetran más fácilmente en el interior del pelo a través de su armadura. Además, no apelmazan el pelo y normalmente no dejan una capa de grasa en el pelo.

Aceites recomendados: aceite de babasú, aceite de palma, aceite de jojoba, aceite de coco, aceite de cacahuete, manteca de cacao

Productos recomendados:

  • Dabur Amla Hair Oil
  • Dove Serum-in-Oil
  • Dabur Vatika
  • Bumble and Bumble Invisible Oil

Aceites para el pelo de porosidad media

Lo ideal para el pelo de porosidad media son los aceites con partículas de tamaño medio. Dicha cualidad es característica de los aceites capilares que contienen principalmente ácidos grasos monoinsaturados. Éstos se adaptan mejor al pelo con las cutículas levantadas.

Aceites recomendados: aceite de oliva, manteca de karité, aceite de mostaza, aceite de avellana, aceite de sésamo, aceite de almendras dulces, aceite de arroz

Productos recomendados:

  • Dabur Amla Hair Oil
  • L’Oreal Mythic Oil, Nourishing Oil
  • Dove Serum-in-Oil
  • Redken Diamond Oil
  • Kerastase Elixir Ultime
  • Tratamiento Moroccanoil
  • Alterna Bamboo Kendi Pure Treatment Oil

Aceites para el pelo de porosidad alta

La elección más amplia en cuanto a aceites es sin duda para el pelo de porosidad alta. Los mejores aceites para este tipo de pelo deben tener una gran cantidad de ácidos grasos poliinsaturados, lo cual significa que sus partículas deben tener un gran tamaño. Sólo de esta manera pueden sellar las cutículas capilares levantadas.

Aceites recomendados: aceite de ricino, aceite de girasol, aceite de semillas de calabaza, aceite de germen de trigo, aceite de argán, aceite de sésamo

Productos recomendados:

  • Dabur Amla Hair Oil
  • L’Oreal Mythic Oil, Nourishing Oil
  • Ojon Rare Blend Oil
  • Redken Diamond Oil
  • Alterna Bamboo Kendi Dry Oil
  • Kemon Actyva Bellessere Oil
  • Tratamiento Moroccanoil