Sólo puede haber un ganador. Clasificación de aceites capilares.

¿Seco, largo o rizado? ¿Negro, rubio o rojo? Independientemente de tu peinado, debes proporcionarle a tu pelo un cuidado adecuado. ¿Sabías que los champús, las mascarillas y los suplementos no son suficiente para mejorar el estado del pelo? Los aceites cosméticos pueden resultar útiles. Si nunca has probado ninguno de ellos, ha llegado la hora de hacerlo. Ni siquiera te das cuenta de los múltiples beneficios que ofrecen estos productos. Existen numerosos métodos de aplicación, por lo que cada mujer puede encontrar el que le vaya mejor a su pelo y conseguir efectos de ensueño.

¿Qué deberías saber sobre los aceites capilares?

La base de los aceites capilares son las sustancias naturales. Los ingredientes principales de los aceites capilares son: extractos de plantas y hierbas, vitaminas y ácidos grasos. ¿Por qué son tan valiosos para el correcto funcionamiento del pelo y el cuero cabelludo? La respuesta es simple: contienen un montón de vitaminas y minerales. Dejan el pelo fuerte, sano y bonito. Los aceites cosméticos ofrecen algunas propiedades más. Hidratan y nutren el cuero cabelludo, controlan el funcionamiento de las glándulas sebáceas y fortalecen los bulbos capilares. Además, el pelo se vuelve más brillante, elástico y suave al tacto. Los aceites cosméticos también protegen contra la radiación UV, los radicales libres, el agua salada y clorada, el calor producido por los utensilios de peluquería y las sustancias secantes incluidas en los tintes para el pelo y otros productos diseñados para la coloración y la estilización.

¿Cómo se usan los aceites capilares?

Si quieres mejorar el estado de tu pelo y cuidar del cuero cabelludo, debes elegir un método de aplicación adecuado. Existen multitud de ellos. Puedes aplicar el aceite en el pelo húmedo o seco. Frotar unas gotas del aceite en el pelo o el cuero cabelludo es también muy útil. Además, los aceites se pueden usar durante el secado del pelo con secador, el alisado y el rizado. Pueden servir como protección contra el calor y los productos de peluquería. Te permiten desenredar y suavizar el pelo.

No sólo para estilizar

El tratamiento del pelo con aceite también aporta unos resultados increíbles. Es un método muy popular de acondicionamiento del pelo usado por muchas mujeres. Aplicas unas gotas del cosmético en el pelo y el cuero cabelludo, lo dejas actuar varias horas y lo aclaras con un champú delicado. ¿El efecto? Un pelo bonito, elástico y fácil de peinar. ¡Compruébalo tú misma!

¿Aún no sabes qué aceite elegir?

La siguiente clasificación te ayudará a tomar una decisión. Te presenta los aceites capilares mejores y más populares. Las críticas - mujeres como tú que cuidan del aspecto y de la salud de su pelo – han probado los productos. Gracias a su opinión ha sido posible crear esta comparativa. Quizás te ayudará a elegir un aceite adecuado. Aprende sobre la acción, las propiedades, los ingredientes y la aplicación de los aceites descritos en la clasificación. ¿Encontrarás el mejor entre todos ellos?


Aceite capilar Nanoil

Nanoil es un aceite capilar que cuidará de tu pelo y de tu cuero cabelludo. Se han creado tres versiones del producto para satisfacer

L’Oreal Mythic Oil

¿Está tu pelo seco, crespo o fino? ¡L’Oreal Mythic Oil sin duda te ayudará! Nunca antes has usado un cosmético tan ingenioso. Es perfecto

Tratamiento Moroccanoil

“Oro líquido de Marruecos” es un nombre conocido por todas las fanáticas del pelo. Éste es el nombre del aceite de argán, que está

Bumble and bumble Invisible Oil

¿Rizos, ondas o espirales? Si tienes un pelo así, es hora de pensar en un cuidado capilar adecuado. Bumble and bumble Invisible Oil es

Kemon Actyva Bellessere Oil

Si tu pelo está dañado, débil y sin vida, debes probar Kemon Actyva Bellessere Oil. ¿Por qué este cosmético? Porque este aceite tiene ingredientes

Dabur Vatika Coconut Hair Oil

Dabur Vatika Coconut Hair Oil está diseñado para el pelo graso y dañado con las puntas abiertas. Las hierbas incluidas en el cosmético tienen

Kerastase Elixir Ultime

¿Te resulta problemática la estilización del pelo? ¿El cepillado es una tarea difícil? Si tienes estos problemas, es hora de probar Kerastase Elixir Ultime.

Redken Diamond Oil

Redken Diamond Oil está recomendado para el pelo dañado y sin vida. ¿Sabes que el producto se puede aplicar de varias maneras? A aquellos

Dove Serum-In-Oil

¿Pelo dañado debido a la coloración, las mechas u otros tratamientos de peluquería? ¿Puntas abiertas y secas? Deberías probar el aceite reparador Dove Serum-In-Oil.

¿Sabías que...

hay varios tipos de porosidad del pelo? Probablemente hayas oído hablar del pelo de porosidad baja, de porosidad media/normal y de porosidad alta. ¿En qué se diferencian?

El pelo de porosidad baja tiene unas cutículas firmemente unidas; el pelo está suave, brillante, tarda en secarse al aire y es difícil de teñir. Un tratamiento largo con aceite puede sobrecargar este tipo de pelo, ya que los ingredientes del aceite se posan en la superficie del pelo y es difícil que penetren en su interior. Los aceites con partículas pequeñas son los mejores para acondicionar el pelo de porosidad baja. Deberías probar el aceite de palma, el aceite de coco, el aceite de babasú y el aceite de ricino. La manteca de karité y la manteca de coco también te resultarán útiles.

El pelo de porosidad media tiene las cutículas ligeramente levantadas y es muy fácil de estilizar. Usa cosméticos con humectantes y proteínas en el cuidado de tu pelo. También deberías probar los aceites de oliva, macadamia, sésamo, almendras, arroz y argán.

El pelo de porosidad alta se caracteriza por tener las cutículas muy levantadas. Se encrespa, se seca y absorbe agua rápidamente. El pelo crespo y el pelo dañado debido al uso habitual del secador, el alisado o la coloración pertenecen al grupo del pelo de porosidad alta. Deberías usar aceites con partículas grandes: aceite de onagra, aceite de lino, aceite de girasol, aceite de soja, aceite de semillas de calabaza y aceite de maíz.

¿Cómo puedes identificar la porosidad de tu pelo?

Hay varias maneras fáciles. La prueba del agua es la más popular. Coloca unos pelos en un vaso lleno de agua y espera un momento. Recuerda no aplicar ningún cosmético con siliconas. Si el pelo se hunde hasta el fondo del vaso después de dos minutos, significa que tu pelo es de porosidad alta. El pelo de porosidad baja flota en el agua, mientras que el pelo de porosidad media se hunde después de más de dos minutos.

Otros métodos para determinar la porosidad del pelo son:

prueba de la harina, tocar el pelo y cita con el tricólogo. Espolvorea un poco de harina en tu pelo. La harina se posa en el pelo de porosidad alta, mientras que la mayoría desaparece en el pelo de porosidad baja. También puedes comprobar la porosidad de tu pelo simplemente tocando tu pelo – coge un pelo y desliza tus dedos hacia arriba por él. Si permanece liso, tu pelo es de porosidad baja. Si se pone rizado y áspero, tienes un pelo de porosidad alta. El método preciso para definir la porosidad capilar puede ser llevado a cabo por un tricólogo que examine el pelo bajo el microscopio. Después, el especialista define su porosidad y grosor y te ayuda a elegir los productos acondicionadores adecuados.

Elige aceites adecuados antes de empezar a acondicionar tu pelo. Comprueba la saturación de ácidos grasos omega-3, omega-6 y omega-9 de los cosméticos. Teniendo en cuenta la cantidad de ácidos grasos, hay aceites monoinsaturados, poliinsaturados y saturados. Los aceites monoinsaturados contienen ácidos grasos omega-9 y están recomendados para el pelo de porosidad media y alta. Los aceites poliinsaturados son ricos en ácidos grasos omega-3 y omega-6; proporcionan un cuidado eficaz exclusivamente al pelo de porosidad alta. Los aceites saturados (mantecas cosméticas) están recomendados para el pelo de porosidad baja. El grupo de aceites monoinsaturados consta de: aceite de semilla de ciruela, aceite de semilla de melocotón, aceite de almendras dulces, aceite de aguacate y aceite de oliva. Los aceites poliinsaturados incluyen: aceite de lino, aceite de girasol, aceite de soja, aceite de maíz, aceite de semillas de calabaza. Las mantecas cosméticas, o aceites saturados, son: aceite de coco, manteca de karité, aceite de palma, manteca de cacao, aceite de babasú y manteca de mango.